Las obras de remodelación y ampliación de la rampa peatonal que une las calles Albarracín y Sigüenza han finalizado. La actuación se acometió para adaptar la infraestructura a la normativa vigente y ha contado con un presupuesto 39.500 euros más IVA.

Además, ha incluido también la mejora del alumbrado existente, que se ha cambiado a tecnología LED.

En el entorno, se ha realizado además la ampliación del área canina en la que se le ha instalado un vallado electrosoldado. El paseo ha sido pavimentado con hormigón desactivado. El presupuesto de esta actuación ha ascendido a 15.000 euros más IVA.