emergencia

Boadilla del Monte ha aprobado de forma inicial una modificación de la ordenanza reguladora de concesión de Prestaciones Sociales de Carácter Económico para Situaciones de Especial Necesidad o Emergencia Social. Esta modificación permitirá la creación de una nueva ayuda económica para necesidades básicas de alimentación e higiene. Además, amplía la tipología de colectivos en riesgo de exclusión social beneficiarios de las prestaciones.

Las mujeres gestantes de más de 14 semanas de hasta 35 años de edad y las personas mayores de 65 años con discapacidad van a ver ampliadas sus coberturas con los cambios.

En el caso de las mujeres gestantes, se eleva de 25 a 35 años la edad de situación de vulnerabilidad. Por ello, podrán recibir una ayuda económica de 250 euros mensuales hasta el nacimiento del bebé. Esta ayuda es complementaria de las que puedan solicitar en concepto de emergencia social.

En el segundo, para facilitar la autonomía personal y el apoyo a las familias de mayores con discapacidad igual o superior al 65% se facilita su acceso a nuevas ayudas complementarias. Estas ayudas cubrirán costes como gastos farmacéuticos, aparatos de ortopedia y otros productos de apoyo.

Nueva ayuda económica de alimentación y droguería

Con un presupuesto estimado de 176.000 euros, la nueva ayuda económica de cobertura de las necesidades básicas de alimentación e higiene sustituye la entrega periódica de alimentos no perecederos y facilitará la adquisición de productos frescos (carne, fruta, pescado).

Además los usuarios podrán realizar sus compras directamente en los establecimientos comerciales de alimentación mediante una tarjeta monedero. De esta manera podrán atender sus necesidades con mayor autonomía y sin tener que recurrir al Banco de Alimentos municipal. Al tiempo se evitará la duplicidad de recursos respecto a la entrega de cestas con alimentos perecederos que realizan otras organizaciones sociales del municipio.

La ayuda estará exenta respecto a las cuantías máximas que puede percibir cada usuario o unidad familiar reguladas en la ordenanza. Esto, eleva el importe global anual a percibir por los usuarios en intervención.

Por último, y con el objetivo de reducir las cargas administrativas, se contempla la unificación de los conceptos de ayudas en una única tipología genérica. De esta manera se podrá evitar las especificidades de pago único o periódico, contempladas actualmente en la ordenanza.